Carta de un Inocente


5 de octubre: Hoy, mi vida comenzó. Mis padres no lo saben todavía, pero estoy aquí. Soy una chica, voy a tener el pelo rubio y ojos azules. Todas las huellas de mi genética están presentes, además de que voy a tener una debilidad por las flores.


19 de octubre: Algunos dicen que ni siquiera soy una persona real aún. Pero yo soy una persona real, al igual que una migaja de pan es el pan. Mi madre existe, y yo también.


23 de octubre: Ahora mi boca se abre. En un año voy a ser capaz de reír y de hablar. Yo sé cuál será mi primera palabra: mamá.


25 de octubre: Hoy, mi corazón empezó a latir. A partir de ahora va a latir por el resto de mi vida sin detenerse a tomar un descanso. Sólo después de muchos años va a dejar de latir y moriré.


2 de noviembre: Todos los días crezco más. Mis brazos y mis piernas se están formando, pero demorará tiempo hasta que pueda permanecer en esas diminutas piernas y correr a los brazos de mi madre, y hasta que pueda recoger flores con los pequeños brazos y abrazar a mi padre.


12 de noviembre: Mis deditos están empezando a crecer en mis manos. ¡Qué pequeños que son aún! Un día voy a ser capaz de acariciar el cabello de mi madre.


20 de noviembre: Hoy mismo el médico le dijo a mi madre que yo vivo por debajo de su corazón. ¡Oh, qué feliz que debe estar¡. ¿Eres feliz mamá?


25 de noviembre: Mamá y papá están probablemente tratando de encontrar un nombre para mí. Pero ellos no saben que soy una niña. Me encantaría ser llamada Susie. ¡Vaya, ya he crecido tanto!


10 de diciembre: Mi pelo está comenzando a crecer. Es suave y con un hermoso brillo. Me pregunto qué tipo de cabello tiene mamá.


13 de diciembre: Pronto voy a ser capaz de ver. Está oscuro a mi alrededor. Cuando mamá da a luz me voy a ver el sol y las flores. Pero lo mejor será ver a mi mamá. Me pregunto cómo te ves.


24 de diciembre: Me pregunto si mamá escucha los susurros de mi corazón. Algunos niños nacen enfermos. Pero mi corazón es fuerte y saludable. Late de manera uniforme: bum-bum, bum-bum. ¡Mamá, tendrás una pequeña hija saludable!


28 de diciembre: Hoy mi madre me mató. Ella simplemente me mató.


Querida mamá,
Estoy en el cielo ahora, sentada en el regazo de Jesús. Él me ama y está cerca de mí.

Me hubiera encantado ser tu niña y no entiendo muy bien lo que ha sucedido. Yo estaba tan emocionada de saber de que había comenzado a ser.

Estaba en un lugar oscuro, pero acogedor. Me di cuenta de que tenía manos y pies. Estaba bastante desarrollada, aunque no del todo lista para salir de ese lugar acogedor.

Desde el principio me sentí muy conectada con ustedes. A veces te oí llorar y lloré contigo. A veces gritaste muy fuerte y luego lloraste. Y oí cómo papá te gritó a ti.

Yo estaba muy triste y esperaba que te sintieras mejor pronto. Siempre me pregunté por qué llorabas tanto. Un día lloraste durante todo el día. Mi alma sufrió mucho.

No me podía imaginar que fuera yo quien te hizo tan infeliz. Fue este mismo día en que sucedió algo terrible.

Una especie de monstruo llegó a este lugar cálido y acogedor en que he vivido. Me quedé petrificada y empecé a gritar, pero ningún sonido salió de mi boca.
El monstruo se fue acercando y yo gritaba: “¡Mamá, mamá, ayúdame, por favor, ayúdame!”.

Sentía un miedo horrible. Grité y grité hasta que ya no pude gritar más. Entonces el monstruo arrancó mi brazo. Me dolió mucho, un dolor insoportable. Y no se detendría. Oh, le rogué y supliqué que se detuviera.

Yo gritaba del horrible dolor cuando ese monstruo me arrancó la pierna. A pesar del dolor inexplicable sabía que estaba muriendo.

Yo sabía que nunca volvería a ver tu cara o saber de ti lo mucho que me amabas. Yo quería parar todas tus lágrimas, y tenía muchos planes para hacerte feliz; ahora no puedo seguir con esto, mis sueños se hicieron añicos.

A pesar de que sentía un dolor inconcebible y un miedo terrible, sentí que mi corazón se rompía. Más que nada yo quería ser tu hija. ¡Pero todo fue en vano porque morí de una muerte horrible!

Yo sólo podía adivinar lo que te hicieron. Antes de irme quise decirte lo mucho que te amaba, pero yo no sabía las palabras que tú podrías entender. Y al poco tiempo yo no tenía el aliento para decirlas. ¡Yo estaba muerta!

Sentí cómo me levantaban. Fui llevada por un ángel gigante a un lugar grande, glorioso. Yo todavía gritaba, pero el dolor físico había desaparecido.

Un ángel me llevó a Jesús y me sentó en su regazo. Jesús me dijo que me amaba y que Dios es mi Padre. Yo estaba feliz.

Le pregunté qué era esta cosa que me mató. Y él respondió: “Fue el abortista.”
Entonces me dijo: “Lo siento mucho, mi niña, yo sé lo que se siente.”

Te escribo para decirte que te amo, y lo mucho que me hubiera gustado ser tu pequeña niña.

He hecho todo lo que pude para poder para vivir. Yo quería vivir. Yo tuve la voluntad, pero no pude.

El monstruo era demasiado fuerte. Fue imposible vivir. Sólo quería que supieras que he tratado de estar contigo.

¡Yo no quería morir! Así que, mamá, por favor, mantente alejada de ese monstruo llamado aborto.

Mami, Te amo y no quiero que vayas al infierno por lo que ha pasado.
¡Por favor cuídate!

¡Te amo!,
Tu bebé.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s