Mamá Natuzza Evolo

El 29 de octubre del 2009, Natuzza se sintió muy mal. Fue internada en la clínica Santa Ana de Catanzaro, pero ella hizo entender a sus hijos que ya no había nada que hacer. Su hijo médico, Franco, conociendo su deseo de morir en casa, la hizo sacar de la clínica.

La doctora Isolina Mantelli atestigua: Durante el viaje de regreso a casa, tuvo tres éxtasis importantes y prolongados, en los cuales decía una serie de palabras que no se podían comprender, aparte de la expresión “Bella mía”, con la que solía dirigirse a la Virgen María. Las expresiones y la luminosidad de su rostro eran semejantes a lo que yo había visto en ella durante treinta años el día de Viernes Santo.

El padre Cordiano, antes de llevarla a su habitación en el Centro para ancianos, la llevó a la capilla ante la imagen de la Virgen. Y ella, al estar ya en su habitación, comenzó su agonía. Llegó en malas condiciones con bloqueo renal, corazón descompensado, dificultad para respirar y muchos dolores corporales.

Hacia el mediodía la visitó el nuevo obispo de Mileto, Monseñor Luigi Renzo. Le preguntó: “Natuzza, ¿quieres besar el crucifijo?”. Y ella respondió que sí con las pocas fuerzas que le quedaban. Besó el crucifijo que el obispo llevaba al pecho.

Allí, a su alrededor, estaban sus hijos, con sus esposos o esposas, y los nietos; y también los tres sacerdotes de la Fundación.

Por la tarde, el padre Michele Cordiano celebró la misa en su habitación y le administró la unción de los enfermos. Natuzza estuvo consciente en todo momento.

En un momento dado, mientras su hija Ángela la tenía tomada de una mano y Sara Mazzeo de la otra, dijo:“Corazón de Jesús, Corazón de Jesús” y se liberó de la mano derecha para hacerse la señal de la cruz. No lo consiguió, y Ángela le hizo la señal de la cruz en la frente…

Después dijo: “Virgen mía, Virgen santa… Corazón de Jesús...”, y miraba a derecha e izquierda, como si Jesús y María estuvieran a su derecha e izquierda.Después dijo otras palabras que no se entendieron. El padre Michele le puso la mano sobre la cabeza y comenzó la oración de la Salve. Natuzza ya no habló más; hizo tres o cuatro suspiros ligeros y, como si estuviera durmiendo, al terminar la oración murió con una sonrisa.

Eran las cinco y cuarto del domingo 1 de noviembre de 2009, fiesta de Todos los Santos.

A las diez de la mañana don Barone, el párroco, hizo sonar las campanas a fiesta por diez minutos, para anunciar a la gente de Paravati la muerte de Natuzza. La noticia se esparció de inmediato por toda la región de Calabria y por toda Italia, a través de la radio y la televisión.

Los restos mortales de Natuzza fueron expuestos en el Auditórium de la capilla de la Fundación, a los pies de la imagen del Corazón Inmaculado de María. Desde ese momento hasta el martes 3 de noviembre hubo un incesante peregrinaje de miles de personas de Italia y del extranjero para rendirle homenaje. Se calculó que llegaron unas 250.000 personas.

¿Pero quién fue esta admirada mujer? ¿Cómo fue su vida? ¿Cuáles fueron sus obras?

Natuzza Evolo nació en la extrema pobreza en Paravati, un pequeño pueblo de unos 3.000 habitantes, a un kilómetro de Mileto, en la provincia de Vibo Valentia, en la Calabria italiana, el 23 de agosto de 1924.

Desde muy pequeña, fue muy piadosa, amable y generosa con todos, a pesar de sufrir grandes necesidades y de no contar con la ayuda de su padre. Su historia fue ampliamente documentada y esta colmada de hechos asombrosos, en este enlace se muestra un hermoso resumen, su historia es algo que no dejará indiferente a nadie.


ARCHIVO PDF
HISTORIA DE NATUZZA EVOLO



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s